Bruce, Frank y Bob, la útima cena de la santísima trinidad

530cdc46367f7b644eee1cc575e9bd3d

Recordemos a Frank Sinatra, hoy de seguir entre nosotros cumpliría 100 años.

La vida cambió brutalmente para Sinatra cuando el 6 de marzo de 1994 , en Richmond, en Virginia, curiosamente mientras cantaba “My way” , se desplomó delante del micrófono. Dijeron que fue una cuestión del calor y que Frankie no estaba hidratado. Su hijo Sinatra Junior, que dirigía la orquesta , se asustó mucho. Pero lo cierto es que la naturaleza de Sinatra le hizo recuperarse en horas y tomar su jet particular rumbo a Casa, en Beverly Hills. En cualquier caso, fue el principio del final.
Barbara , su esposa, le dijo que había que renunciar a los conciertos, a la presión de los viajes, al “stress” constante. Sinatra se rindió . Barbara quiso dar por finiquitada la carrera del gran Sinatra con un último concierto a lo grande , pero sólo para amigos. El 25 de febrero de 1995, Barbara alquiló un Boeing para para mil doscientos selectos invitados.

Sin embargo, Barbara preparaba algo especial para el fin de año 1995. Frank cumpliría 80 años. Había que celebrarlo a lo grande. Un productor de la cadena televisiva ABC , en manos de Walt Disney y la propietaria para la difusión de la ceremonia de los Oscar, llamado George Schlatter, les dijo a Frank y Barbara: “Podemos invitaros a cenar en el cumpleaños o podéis invitarnos, pero nosotros haremos una gran fiesta “. El “gran party” sería en el Shrine Auditorium , en la universidad de Los Angeles, donde un año sí y otro no, se celebraba en los años noventa la ceremonia de los Oscar.

A Schlatter se lo vendió a la ABC, como “My way, los 80 años de Sinatra”. El propio Frank aceptó, porque Barbara se las compuso para que el dinero que daba la ABC y todo lo demás iba destinado a un proyecto de lucha contra el SIDA y una clínica de Barbara Sinatra para niños impedidos en Palm Springs.

Los Sinatra y la ABC decidieron que se grabara el 19 de noviembre , casi un mes antes del cumpleaños de Frank. El propio Frank llamó a Ray Charles para que actuara, incluso a Nathalie Cole, a la que conocía de pequeña y a sus viejos camaradas ,los “crooners” Vic Damone , Steve Lawrence y a la gran señora, Eydie Gorme.

Pero la ABC también quería tributos de grandes estrellas del rock. Barbara dijo que no iba a tener problemas con Bruce Springsteen. Los Sinatra había cenado unas cuantas veces con Buce y su su esposa Pattu, como dos chicos de Nueva Jersey recordando sus pasos hacia el estrellato o la maravillosa trampa de nacer cerca de Manhattan, pero vista desde lejos.

Frank_Sinatra_and_Bruce_Springsteen

El 18 de noviembre de aquel 1995, un día antes del concierto de cumpleaños , Bob Dylan era conducido a la mansión de los Sinatra en Beverly Hills, entre nervioso y abrumado por la invitación de cenar que le había ofrecido el gran Sinatra. Barbara, una maravillosa relaciones públicas, quiso romper el hielo para aliviar tensiones , incluso limar asperezas y que Frankie conociera a Bob Dylan, al que no había saludado en su vida. Barbara había invitado también a los viejos camaradas de Frank, es decir a Steve Lawrence y Eyde Gormé, pero también a Bruce Springsteen y a Patti, aunque estos ya eran más habituales.

John Lahr, en su libro “Sinatra: The artist and the Man” es quien más detalles ha contado de la famosa cena de la Santa Trinidad de la Música, con Frank Sinatra, Bob Dylan y Bruce Springsteen. La última cena.Al parecer, fue el propio Dylan el que rompió el hielo, una vez sentados a la mesa y el que contó algunas anécdotas e historias delirantes. Frank Sinatra se sintió encantado durante toda la velada. Hasta tal punto que acabaron en un piano del salón, cantando todos juntos desde el temas “Ebb Tide”, hasta “Strangers in the night” ,pasando por viejos temas del country americano.

Todo acabó con Frank Sinatra borracho. Casi trastornado, Frankie le dijo a Barbara que los echara a todos. En realidad, los “tres amigotes” se lo habían pasado tan bien que habían dado cuenta de más de cuatro botellas del bourbon Jack Daniels Gold Medal. El que le encantaba a Frankie. Además, Sinatra había fumado muchos, cigarrillos Camel, sus favoritos. Demasiado para un hombre de 79 años.

Bruce ha recordado siempre con un cariño especial , aquella noche tan histórica en la casa de los Sinatra. Como paisano de Frankie fue el encargado de abrir el espectáculo al día siguiente . En su discurso, habló de Nueva Jersey , de lo que había sido para él un monstruo del “blues de la canción” . El “Boss”, tan sólo acompañado de su guitarra acústica hizo una curiosa versión del magnífico “Angel Eyes” , uno de los temazos del sensacional álbum de Sinatra “Only the lonely” , el favorito de “el Boss”, el de la portada con un dibujo del propio Frankie visto como un payaso. Hay bastantes dibujos de Sinatra como un “clown” . Aseguraba que él siempre se veía así , como un payaso en esta vida.

Texto extraído de Plásticos y decibelios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba