EL BANCO DE TEX

Esta es la historia de el banco más famoso de Freehold, gracias a los guateques que allí ofrecía un jovencisimo Bruce Springsteen.

Bruce empezó con esta idea a finales del 63, (14años) pero no lo hizo efectiva hasta la primavera verano del 64.
Bruce se aprendía bien entre 4 y 5 canciones a la semana y las mostraba a sus amigos y amigas los sábados por la tarde. Así que pronto se corrió el rumor por Freehold de que todos los sábados por la tarde había baile en el parque…
La gente bailaba en el parque y se divertía tanto que cuando Bruce veía que aquello empezaba a desmadrarse lo aplacaba con canciones lentas y alguna que otra de su propia cosecha…
Bruce se fijo que todos los sábados un matrimonio salía del duplex de al lado, y se quedaban estáticos frente a el. Eran Marion y Tex Vinyard. También era asiduo un jovencito llamado Bart Haynes, el vivía en el mismo duplex que Tex y Marion, se encontraba justamente enfrente de la antigua fabrica de alfombras donde trabajaba el padre de Bruce.
El parque Vinyar, podéis localizar su enclave entre las calles, Jackson St, esquina con la Benntt St, y la paralela Hudson St. Fue remodelado en una ceremonia el 18 de mayo de 2002, a la que acudió Bruce Springsteen y George Theiss junto con Marion y Tex.
El parque ahora esta totalmente modernizado, pero Tex, ya que cogió parte de su casa puso como condición que el banco quedase tal cual y como fue siempre, y se trasladase al lugar donde se supe que estaba el garaje donde Bruce mas tarde ensayaba con The Castiles…
Bruce cuenta de aquel matrimonio maravillas, e incluso les patrocinaban, ademas de dejarles su garaje para ensayar con la banda.

Bruce dice algo así como:
“Cuando tenia 15 años Marion y Tex Vinyar nos abrieron las puertas de su casa y nos llevaban abajo donde hacíamos mucho ruido y practicábamos durante toda la noche…”

Otra curiosidad es que estando una mañana sentado yo en la terraza del Federici’s con unos amigos en Freehold esperando a que me sirviesen un vermouth… En la mesa de al lado dos matrimonios ya mayores, vieron nuestras camisetas de Bruce, al comprobar que veníamos de España a ver unos conciertos de Bruce se asombraron. La gentileza de los habitantes de Freehold es tal que no hay palabras para definirlos…
Nos invitaron a sentarnos en su mesa cosa que accedimos gustosamente. Pues bien estos matrimonios habían vivido en aquella época en un duplex al lado de Tex, nos contaron que era imposible dormir con aquellos ruidos tan salvajes y que muchas veces se levantaban de la cama iban hasta la casa de Tex a decirle que o cesaban aquellos ruidos o llamaban a la policía… Tex y Marion eran dos grandes personas de carácter y humor fantástico nos dicen, y siempre nos convencían, nos abrían la puerta de su garaje y nos mostraba un grupo de quinceañeros tocando como si les fuese la vida en ello… Tex siempre nos decía lo mismo, aquellos chicos no tenían nada ni adonde ir, tan solo aquel sótano, y van a ser buenos, muy buenos… Así que Tex les gritaba: “Hey chicos tocad algo decente para nuestros vecinos…”
Es cierto exclama la mujer de la otra pareja nos tocaron una canción de Elvis… Así que que podíamos hacer sino bailar…
Nos echamos unas risas.
Luego nos contaron cosas como el concierto en el colegio de Santa Rosa de Lima… Pero eso ya pertenece a otra historia…

Gracias a Javier López Romo por compartir esta gran historia. Espero poder ofreceros más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba