THE GHOST OF TOM JOAD

  • Publicado
  • 10 minutos de lectura

 

«Las películas de Ford me enseñaron más sobre Historia que todos mis años de escuela». (Bruce Springsteen)

THE GHOST OF TOM JOAD

Men walkin’ ‘long the railroad tracks
Goin’ someplace there’s no goin’ back
Highway patrol choppers comin’ up over the ridge
Hot soup on a campfire under the bridge
Shelter line stretchin’ round the corner
Welcome to the new world order
Families sleepin’ in their cars in the southwest
No home no job no peace no rest

The highway is alive tonight
But nobody’s kiddin’ nobody about where it goes
I’m sittin’ down here in the campfire light
Searchin’ for the ghost of Tom Joad

He pulls prayer book out of his sleeping bag
Preacher lights up a butt and takes a drag
Waitin’ for when the last shall be first
And the first shall be last
In a cardboard box ‘neath the underpass
Got a one-way ticket to the promised land
You got a hole in your belly and gun in your hand
Sleeping on a pillow of solid rock
Bathin’ in the city aqueduct

The highway is alive tonight
But where it’s headed everybody knows
I’m sittin’ down here in the campfire light
Waitin’ on the ghost of Tom Joad

Now Tom said
«Mom, wherever there’s a cop beatin’ a guy
Wherever a hungry newborn baby cries
Where there’s a fight ‘gainst the blood
And hatred in the air
Look for me Mom I’ll be there
Wherever there’s somebody fightin’ for a place to stand
Or decent job or a helpin’ hand
Wherever somebody’s strugglin’ to be free
Look in their eyes Mom you’ll see me»

The highway is alive tonight
But nobody’s kiddin’ nobody about where it goes
I’m sittin’ downhere in the campfire light
With the ghost of old Tom Joad

EL FANTASMA DE TOM JOAD

Hombres caminando por las vías del tren
Dirigiéndose a algún lugar, sin vuelta atrás
Los helicópteros de la policía acercándose por la cresta
Sopa caliente en una hoguera debajo del puente
La cola del refugio alargándose tras la esquina
Bienvenidos al nuevo orden mundial
Familias durmiendo en sus coches en el suroeste
Sin hogar, sin trabajo, sin paz, sin descanso

La autopista cobra vida esta noche
Pero nadie se engaña sobre el destino al que conduce
Estoy sentado aquí a la luz de la hoguera
Buscando el fantasma de Tom Joad

Saca un libro de oraciones de su saco de dormir
El predicador enciende una colilla y da una calada
Esperando a que los últimos sean los primeros
Y los primeros sean los últimos
En una caja de cartón bajo el paso inferior
Tienes un billete de ida a la tierra prometida
Un agujero en el estómago y una pistola en la mano
Durmiendo en una almohada de roca sólida
Bañándote en el acueducto de la ciudad

La autopista cobra vida esta noche
Pero adónde se dirige todo el mundo lo sabe
Estoy sentado aquí a la luz de la hoguera
Esperando al fantasma de Tom Joad

Tom dijo:
«Madre, donde haya un policía golpeando a un hombre
Dondequiera que un recién nacido hambriento llore
Donde se luche contra la sangre
Y el odio en el ambiente
Búscame madre, allí estaré
Dondequiera que alguien luche por conseguir un hogar
O trabajo digno o una mano amiga
Dondequiera que alguien pelee por ser libre
Mira en sus ojos madre, me verás a mí»

La autopista cobra vida esta noche
Pero nadie se engaña sobre el destino al que conduce
Estoy sentado aquí a la luz de la hoguera
Con el fantasma del viejo Tom Joad

 

Existen varias versiones de la canción:

1995:  Versión acústica que abre y da título al álbum homónimo y se grabó el 23 de mayo de 1995 en los estudios casero de Bruce,Thrill Hill West, en Los Angeles. Cuenta con Bruce a la guitarra y la armónica y coros, respaldado por Danny Federici en el teclado, Gary Mallaber en la batería, Marty Rifkin en la guitarra pedal steel, y Gary Tallent al bajo.

2014:  Versión eléctrica incluida en el álbum High Hopes, grabada en marzo de 2013, durante la gira australiana de Wrecking Ball, cuenta con la e Street Band, y está cantada a dúo con Tom Morello.

2007: Cantada junto a Pete Seeger, en una versión distinta, se publico en el disco benéfico Sawing the Seeds .

Ese mismo año, paralelamente al lanzamiento del disco en directo Live in Dublin, se editó un EP, Live In Dublin PBS Exclusive (auténtica pieza de coleccionismo) que contenía temas no incluidos en el álbum ni en el dvd, donde aparecía una increíble versión en directo con The Seeger Band.

Podeís escucharla AQUI

2009:  El 29 de octubre de 2009 se estrenó por primera vez en su formato con banda en el 25 aniversario del rock And Roll Hall of Fame y también contó con  Tom Morello. Esta versión se editó oficialmente el los dvd y cds del evento,  The 25th Anniversary Rock & Roll Hall Of Fame Concerts (2010)

Ese mismo año, se celebró con un macro concierto el 90 aniversario de Pete Seeger. Participó junto a Tom Morello, interpretando el Fantasma, esta vez acústico. Esta versión apareció en el dvd del evento, Pete Seeger 90th Birthday, The Clearwater Concert.

También apareció en el documental The People Speak, en una versión con Bruce sólo a la guitarra y armónica.

La canción toma prestado al protagonista de la novela de John Steinbeck, ganadora de un Nobel, Las Uvas de la Ira. El título de la novela, hace referencia a la California simbolizada por las viñas prometidas en esa nueva conquista del Oeste, que tuvo lugar en los años de la gran depresión americana a principios del s.XX., exactamente en 1929, tras la caida de la bolsa de wall street. Este hecho desató una crisis económica que durante una década afectó a Estados Unidos y al resto del mundo. En 1933 otros desastres empeoraron la situación, en particular para el campo en el centro del país. Las prolongadas sequías, las tormentas de polvo, el fracaso de las cosechas, la creciente mecanización de las tareas agrícolas, provocaron la pobreza y la desocupación para miles de campesinos, que se vieron impedidos de pagar sus alquileres o hipotecas. Los bancos y las compañías propietarias comenzaron a expulsar a los deudores, en algunos casos destruyendo sus camiones y tractores y sus viviendas precarias. Después se calculó que entre doscientos y trescientos mil habitantes de Oklahoma, Texas, Arkansas, South Dakota, North Dakota, New México y Missouri (genéricamente llamados «los Okies» emprendieron la marcha hacia California, en busca de una Tierra Prometida que ofrecía nuevos trabajos, en especial la recolección de uvas y naranjas. Contra ese y otros fenómenos de la crisis debió luchar desde 1933 el nuevo gobierno de Roosevelt, por medio de un programa de inyección económica estatal. La novela, que fue llevada al cine en 1940 por John Ford, no cuenta la historia de Tom Joad y su famila. Tom Joad vuelve de cumplir cuatro años de cárcel, para descubrir que su casa ha sido destruida y que la partida a California será inevitable. La familia atraviesa después las muchas penurias del camino, y a sus costados aparecen también el campesino terco (Muley) que se niega a partir porque ha echado raíces en su tierra, y el predicador (Casey) que ha perdido la fe en los valores religiosos y que llega sin embargo al sacrificio personal. La familia de Joad es expulsada por compañías petroleras de su tierra, ubicada en la Cuenca Polvorienta de Oklahoma, ya convertida en desierto por los vientos. Emprenden entonces, junto con otras miles de familias, la larga jornada hacia California, en busca de un supuesto paraíso, con trabajo y salarios para todos. Pero la prosperidad se esfuma ante sus ojos como un espejismo. Intermediarios inescrupulosos los amontonan en primitivos campos de concentración y comercian con ellos como fuerza laboral barata por salarios de hambre, empleándolos para suplir a huelguistas que luchan por condiciones más humanas y una paga justa. El decidido carácter de Mamà Joad sostiene a los otros: el joven Tom, quien se encuentra bajo libertad condicional, el tío John, los abuelos, la hija embarazada e, incluso, el expredicador Casy. Pero la incesante miseria desgasta los ligámenes familiares y uno tras otro van muriendo. Con Casy se va también la esperanza. El final del libro nos cuenta como Rose, la hermana menor de Tom Joad, que ha perdido a su hijito en el parto y tiene los pechos rebosantes de leche, le da de mamar a un viejo que se halla tirado en un galpón muriéndose de hambre y la madre le dice ”sabía que lo harías”. Final que obligaron a cambiar a John Ford, por no adecuarse a los estandares hollywoodienses. La historia tiene momentos memorables, como cuando en uno de los pasos de Aduana, un agente le dice a la familia: «Hay que tener valentía para hacer un viaje así con ese cacharro que llevan». El hijo y conductor del viejo camión, Tom Joad, le contesta: «Cuando se hace lo único que se puede hacer, no es necesaria valentía» Al final de la película, tras miles de infortunios, la madre abraza a su hijo antes de escapar huyendo de los guardias y le dice entre lágrimas: «No pueden acabar con nosotros ni aplastarnos. Saldremos siempre adelante porque somos la gente». En la secuencia de «Las uvas de la ira» previa la marcha de Tom Joad, éste habla con su madre. No hay gestos. El rostro inquieto y embrujado está encerrado en un plano corto y fijo. Ma Joad escucha emocionada. Es la última vez que va a estar con su hijo. Los ojos de Tom no se apartan de los de su madre que le acaba de preguntar por el camino que va a seguir: “Estaré aquí, en la oscuridad, estaré en todas partes. Adonde mires; donde haya una lucha, para que la gente hambrienta pueda comer, allí estaré. Donde haya un policía golpeando a un muchacho, allí estaré. Estaré en el modo en que los niños ríen cuando tienen hambre y saben que la cena está lista, y cuando la gente come lo que ha cultivado y vive en las casas que ha construido; allí también estaré…” Estas palabras quedan reflejadas en la canción de Bruce. La figura de Tom Joad tambien inspiró al cantautor Woody Guthrie, que en una canción de siete minutos titulada Tom Joad, fue capaz de resumir las algo más de quinientas páginas de la novela.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.