Born in the USA, la explosión del lado más oscuro del sueño americano

tumblr_mghj6py1E61rf1uafo1_500

1984 fue un año fundamental en la carrera de Bruce Springsteen y en la vida de muchos fans. Con casi once años de carrera musical y seis discos majestuosos a sus espaldas, el de Jersey era una pieza fundamental en la música y un icono para toda una generación, que lo habia visto nacer y crecer, tocando primero en pequeños locales, clubs, teatros y llegado el momento en recintos de mayor capacidad como pabellones deportivos. La parte más importante de este tipo de conciertos es la cercania con el público, que crea un nexo casi místico con un artista de la intensidad y tan interactivo como es Springsteen. En esos primeros años tenia a la critica especializada de su parte y una legión de fieles fans, pero el gran pistoletazo comercial que lo llevara a las listas de éxitos y las ventas millonarias,no acababa de llegar.
Eso ocurrió en mayo de 1984 con la publicación del disco Born In The USA y en especial al video de su primer single, Dancing In The Dark, dirigido por Brian de Palma, que fue emitido sin cesar por todas las televisones del planeta. Se desató la fiebre colectiva y la Bossmania, llenaba el globo, en parte por las canciones en parte por que por primera vez la discográfica decidió apostarlos todo con Springsteen en una campaña comercial, distribucion y promoción del álbum, casi sin precedentes.
Tras dos años de duro trabajo componiendo y grabando, con aproximadamente 60 canciones en cartera, llegó el momento de elegir 12 y Bruce siempre indeciso cuando llegaba ese momento, en esta ocasión acertó con las más comerciales, sin perder el bloque y el mensaje que querias transmitir. De las 12 casnciones del disco, 7 llegaron al Top-10 y Born in the USA vendió más de 40 millones de copias.
En las letras, los sueños de juventud quedaban atrás y siguiendo la estela abierta con Darkness on the Edga of Town, las canciones se llanaban de protagonistas desarraigados, obreros con trabajos forzados, desamor, nostalgia y recuerdos de tiempos mejores. La cara más ácida y critica de Springsteen, la que mejor reflejaba las inquietudes de la gente, esta vez llenaba las ondas, la prensa y la televisión (un medio por el que el músico siempre se había mostrado reacio) gracias a canciones y estribillos pegadizos que poco tardaron en formar parte del imaginario de millones de personas.
A pesar de la letra clara y contundente, la canción que abria y daba título al disco, no se libró de cierta polémica, a causa de una mala interpretación provocada por el estribillo y el exceso de bandera americana que lleno todos los rincones del mundo.
El propio Ronald Reagan, presidente de Estados Unidos en esos momentos, en un alarde de ignorancia, usó la música de Bruce para hacer campaña política, durante su paso por Jersey,en beneficio suyo. La respuesta de Springsteen durante los siguientes conciertos después de esto, fue contundente.
Antes de tocar Johnny 99 dijo: ”El presidente me mencionó el otro día en su discurso y eso me hizo pensar en cuál de mis discos debe ser su favorito. Y no creo que sea Nebraska, no creo que este lo haya escuchando”.
”Nos están dividiendo poco a poco en dos Americas. Se le están quitando cosas a la gente que las necesita para dárselas a los que no las necesitan y hay una promesa que se rompe. Creo que lanidea original era que todos viviamos como una familia donde el más fuerte ayuda al más débil, el rico ayuda al pobre… Es el sueño americano. No se trataba de que todo el mundo lo conseguiría o ganaría un billón de dólares, sino de que todos tendrían la oportunidad de vivir una vida decente y con algo de dignidad”.
A partir de este incidente, Springsteen en todos sus conciertos se hacían colectas para organizaciones benéficas que se encargaran de los parados, los pobres y los sintecho, bancos de comidas y sindicatos. Tras cada actuación, Bruce recibia a los lideres de esas organizaciones y hacia entrega de un cheque de 10000 dólares. También exigió que el precio de las estradas se mantuviera muy por debajo de lo habitual en la industria.
Una buena manera de paliar lo que de buen seguro fue el sabor amargo que tenia Springsteen, por vender de una manera tan desorbitada su música,a la que siempre había tratado de proteger. En un mundo dominado por los remixes y el videoclip, donde todo valía para vender y donde Bruce acabó cayendo para bien y para mal. Para bien por conseguir el reconocimiento que sin duda se merece, para mal por que tanta pirotecnia provocó que su mensaje se quedara a medio camino y mucha gente sólo se quedara con lo más superficial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba